Publicado el Deja un comentario

EL RETO DEL USO DEL SMARTPHONE EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE

CAPÍTULO PRIMERO
LA TELEFONÍA MÓVIL DE TERCERA GENERACIÓN

Hoy en día, vivimos en una era de la tecnología. Así desde que salió y se empoderó la telefonía móvil de tercera generación, se logró desarrollar una herramienta útil con imagen y conexiones gráficas a Internet, y se posicionó como todo un medio tecnológico y comunicativo, que ha sido aceptado por no solo por la ciudadanía en general, sino por el segmento que nos preocupa en el presente artículo, los estudiantes.

Lamentablemente, sus beneficios como una herramienta del proceso de enseñanza aprendizaje, no han sido explotados en función de la didáctica, lo que ha convertido su uso, en algo totalmente indebido dentro del aula, que genera consecuencias afectando supuestamente la calidad y efectividad de la clase.

En este artículo, se analiza la influencia de la tecnología de la información y la comunicación, en un nivel de aprendizaje de alto estándar para que los estudiantes pudieran mejorar los indicadores de acreditación, y por ende, disminuir los de reprobación y deserción, que se han convertido en cáncer social, y que traen aparejada como consecuencia los mal denominados “ninis”.

Como una conclusión anticipada, podemos decir que el uso del teléfono inteligente, es una verdadera opción tecnológica en los procesos educativos, sin embargo, este no siempre es aplicado de forma efectiva y óptima por parte de los conductores de la clase dentro del aula.

Así, es menester resaltar la importancia del desarrollo de un proceso de enseñanza-aprendizaje, en el nivel de educación superior, con el aprovechamiento por parte del docente, y sobre todo del estudiante que la aplique mejorando su rendimiento.

De tal manera, que un uso adecuado del Smartphone se convertiría en una alternativa orientada a estipular un clima esencial para el aprendizaje. Estoy de acuerdo con diversos autores del mundo, en que si bien, la telefonía móvil no sustituye los medios de aprendizaje, ni la figura del docente, si aporta grandes beneficios como un recurso adicional de mejoría al proceso de enseñanza-aprendizaje.

No obstante, su uso debe estar bien direccionado para que pueda ser una herramienta como tal, y he aquí el reto de su utilización, porque de lo contrario, caeríamos al punto donde actualmente nos encontramos, cuyo uso moderado o inmoderado en el aula, constituye un distractor sumamente importante.

Dentro del contexto internacional del tema que nos ocupa, podemos apreciar una investigación a cargo de Wang, Shen, Novak & Pan, que permitió poder apreciar y medir lo que ocurre cuando los estudiantes se conectan a sus Smartphone. El propio hecho, de que la telefonía celular evoluciona diariamente, sus múltiples aplicaciones y opciones generan amplias oportunidades que pueden ser aprovechadas en todos los espacios del proceso pedagógico.

Así, se demostró en China, que la adecuada planificación, control y seguimiento por parte del docente, proporciona en los estudiantes la elección de opciones innovadoras en la clase a la que deben asistir, y con ello, pueden desde consultar horarios docentes, hasta realizar envíos de trabajos, y sobre todo, un proceso de retroalimentación en cadena entre alumno-docente y entre los propios estudiantes.

Así, La utilización del celular en el proceso pedagógico constituyó un impacto que revolucionó la institución escolar. Su masividad y su concepción desde la planificación que realiza previamente el docente para utilizarlo de forma correcta, aprovechable y oportuno garantiza que pueda usarse en el envío, recepción y diseño de trabajos utilizando procesadores de texto, presentaciones, pueden grabar las clases y prestar mayor atención al tratamiento explicativo del contenido de la clase, entre otros.

Encontramos por otra parte, que en la literatura especializada, el tema del el uso del Smartphone, sigue siendo incipiente, necesaria y novedosa, y ha de aportar valiosas contribuciones a la teoría y sobre todo a la didáctica.

De esta manera, países como Ecuador, representan un punto de partida para el presente artículo. Así, de los estudios realizados sobre los beneficios del Smartphone en la educación, los resultados han permitido evidenciar que el uso del teléfono inteligente, es una herramienta del proceso educativo, se imponen las fortalezas sobre las debilidades.

I. Antecedentes.

La tecnología es, ha sido, y será por siempre, un espacio de concurrencia de saberes y prácticas acumuladas que se encuentran en el tiempo y en el espacio, siempre en continuo desarrollo.

De esta manera, la tecnología recoge una fuerte tradición en diversos sistemas educativos. Muchos países, por ejemplo, del norte de Europa la incorporaron hace décadas en los diferentes niveles educacionales.

Sin embargo, los avances tecnológicos en la transmisión de datos, tal y su cómo actualmente se conocen, comienzan a mediados del siglo pasado, con la invención del telégrafo, el teléfono y la radio.

Pero viene a ser el siglo XX, el que marca la era tecnológica de industrias, tendencia que experimentan la Electrónica, la Informática y las Telecomunicaciones, tiene su mayor muestra en el crecimiento vertiginoso que logra el Internet.

II. El uso del celular en el aula ayuda al aprendizaje.

Alrededor del mundo, los grandes académicos han compartido la idea de que la integración del Smartphone en las actividades escolares, se ha convertido en el nuevo reto para los docentes.

De esta manera, Gabriel Castro confiesa que siempre le ha costado trabajo transcribir rápidamente lo que el profesor explica en la pizarra. Así, el adolescente que cursa el noveno año de Educación General Básica (EGB), encontró una solución a su inconveniente. Desde inicios del actual año lectivo en la Sierra, él utiliza la cámara de su celular para captar la clase del día. Al llegar a casa, saca su teléfono y copia, con calma, la clase del día de lengua y literatura. Su mamá, Analía Espín, considera que las nuevas generaciones reemplazaron el cuaderno de borrador por las fotos.

Como podemos apreciar, el teléfono inteligente puede auxiliar a los estudiantes desde lo más simple, con el uso de la cámara por ejemplo, hasta lo más complejo, con aplicaciones de aprendizaje avanzadas. Así, la educación requiere de ir a la vanguardia de las tecnologías, para hacer inclusive del interés del educando la clase y por ende, mejor el aprovechamiento.

Ante tal escenario, el reto de los profesores no es prohibir los celulares, sino convertirlos en sus aliados, así, el académico Jaime Castro, se percató de algo cuando hizo clases por primera vez, y fue que la mayoría de sus estudiantes tenía un celular y era una lucha constante para que los guardaran, cuenta.

En lo que estamos fallando los docentes de nivel superior, es en no tener la creatividad y el desarrollo de capacidades, para enfrentarnos a los retos que representa el uso de la Tecnología, donde la mayoría de las veces nos vemos rebasados por los estudiantes.

CAPÍTULO SEGUNDO
CELULARES ALIADOS DEL APRENDIZAJE

Los estudiosos del tema, en la historia contemporánea, han llegado a considerar que el Smartphone es ya una extensión del organismo, y que su uso es vital para aprender y comunicarse.

Así, el celular como herramienta para el aprendizaje facilitaría la creación colectiva de conocimiento en las aulas. Este dispositivo de pantalla táctil que amenaza con ser un distractor durante las lecciones, tiene la capacidad de que los jóvenes junto con sus profesores puedan cuestionar, innovar y proponer soluciones a los problemas de su entorno inmediato, si se logra pasar la barrera del mero entretenimiento y la banalidad de solo criticar a través de las redes sociales.

I. Realidades y usos educativos de los celulares en América Latina

El nivel de penetración de la telefonía móvil en América Latina es alto pero la conectividad aún no es la mejor. Cada país tiene una situación y un desarrollo tecnológico concretos. Por tanto, generalizar implicaría uniformizar y arriesgarse a crear confusiones.

Según informaciones de 2015 procedentes de la UNESCO, hay países donde hay más gente que tiene celulares que acceso al agua potable o a los servicios sanitarios básicos.

Este organismo internacional, publicó un informe en 2017 sobre el aprendizaje móvil para docentes en América Latina, donde se puede concluir, que el celular y la banda ancha reproducen las condiciones de desigualdad de la población.

Es lamentable reconocer, que en ocasiones la sociedad latina, prefiere por encima de sufragar sus necesidades básicas elementales, comprar un Smartphone de alto precio, lo que conlleva a apreciar la falta de cultura en este sentido que poseemos.

Y no podríamos en este contexto, hablar del uso de dicho teléfono inteligente, dejando de lado, la concientización que debe tener la población estudiantil, sobre su utilización como herramienta. Y he aquí, donde viene el tema del presente, ya que se convierte en un verdadero reto su uso, para mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

II. Uso de celular en clases, ¿Aliado o enemigo de la educación?

En Países como Costa Rica, han luchado por trasformar la manera en que los jóvenes utilizan los teléfonos celulares y romper con algunos de los prejuicios existentes en los docentes y padres de familia, es parte del objetivo que persigue hoy en día la denominada “Normativa del uso de los dispositivos y teléfonos móviles”, que ha emitido el Ministerio de Educación Pública.

Dicha normativa estipula una serie de reglas para los centros educativos, llámense docentes, estudiantes, familia y comunidad, en afán por convertir los Smartphone en los principales aliados de la pedagogía, para lograr mayores y mejores aprendizajes, con actividades innovadoras para la población estudiantil.

Para nuestro país, México, es menester ponernos a trabajar en el tema, ya que como hemos apreciado, otros países latinoamericanos han dado grandes pasos en el tema específico, y nos hemos quedado de lado, experimentando solamente tecnologías como enciclomedia, que nunca cumplió sus objetivos.

Pero del uso del teléfono inteligente como herramienta, no encontramos mucho al respecto.

También tenemos que tocar el tema, de que en nuestro país, la corrupción se ha apoderado de todo tipo de programas educativos, de ahí el fracaso de muchos de ellos. La expectativa de que en la llamada Cuarta Transformación se erradiquen este tipo de prácticas, y pueda por fin establecerse una política educativa apegada al contexto que se vive en el presente siglo.

III. Apropiación y usos educativos del celular por estudiantes y docentes de nivel superior.

Puedo asegurar que todos los estudiantes de nivel superior, del Tecnológico de Jerez, tienen en este momento un teléfono celular en su bolsa. Con ello, comprobamos que es la herramienta tecnológica de mayor cobertura de ciudadanos de todas las edades. En gran medida, esto obedece a la disminución de sus costos y a la infraestructura disponible para las comunicaciones inalámbricas.

En este contexto, resulta lógico anticipar ciertos efectos en prácticamente todas las áreas del conocimiento y actividades cotidianas, principalmente por la posibilidad de contar con comunicación y acceso a la información en todo momento y lugar.

Entonces, si ya contamos con lo más complejo que sería el equipamiento de la herramienta, en este caso, el Smartphone, lo que ocupamos son estrategias para poder aplicar su uso, como el complemento ideal que ocupa en este momento la educación. Segura estoy, de que con el uso adecuado del teléfono inteligente, estaríamos en el reto de hacer atractiva la educación para “nuestros millennials”, los cuales, han nacido con la tecnología en sus manos.

CAPÍTULO TERCERO
TRANSFORMACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR POR MEDIO DEL USO DE LAS TECNOLOGÍAS

Derivada de la tendencia del internet, llegamos a la que probablemente sea la realidad con mayor progresión en los próximos años: el uso de Smartphone y aplicaciones móviles.

Hoy en día, los desarrolladores de aplicaciones, están trabajando en Apps, fuertes e innovadoras, de manera que el usuario lleve consigo poderosas herramientas en torno a la educación. Así, entre los estudiantes de nivel superior, existe una marcada tendencia a la descarga de Apps de todo tipo, por lo que ocupamos crear y mejorar las que aportan al proceso educativo, especialmente en temas de organización del aprendizaje.

De esta manera, por el mundo, encontramos las tendencias más marcadas sobre el tema, por lo que a continuación analizaremos a 10 expertos sobre el tema, para ver sus acertadas opiniones, respondiendo a la pregunta si están a favor o en contra del uso del móvil en el aula y por qué:

a) Comenzaremos con la española Dolors Reig, quien comenta que los “Smartphone”, se han convertido en un instrumento fundamental para el ser humano aumentado de nuestros tiempos. Eliminarlos en el aula, resulta artificial y contraproducente desde el punto de vista de que perdemos la oportunidad de orientar su uso con fines educativos o incluso de autocontrol de la propia conectividad. Como podemos apreciar, la española, está totalmente a favor de explotar el área de oportunidad tan grande que representa el uso adecuado del teléfono inteligente en el aula.

b) El profesor universitario José Luis Orihuela, señala que en sus clases y conferencias, siempre permite y alienta el uso de móviles, tabletas y portátiles. Además, animo a los participantes a tuitear las sesiones. Opina además, que la docencia en el campo de la Comunicación no puede prescindir de la cultura de la conectividad en la que viven los estudiantes. Hay que construir la formación a partir de sus múltiples destrezas comunicativas y no contra ellas, señala. Así, otro de nuestros expertos a analizar, establece la conveniencia del uso de dispositivos inteligentes, ya que como señala, no podemos ir en contra del momento que se vive. Por lo tanto, con una buena estrategia, el Smartphone es la herramienta más poderosa del momento, que lograría adecuar las formas de enseñar a la realidad que interesa a nuestros alumnos.

c) Para la argentina Viviana Araya, una clase podría ser altamente exitosa en conexiones neuronales si, mientras el docente explica, el alumno investiga en Internet, saca fotos del material, graba algún procedimiento, se ubica espacio temporalmente en mapas interactivos, para luego compartir e intercambiar el material con sus compañeros y entre todos armar un mural con sus conclusiones o debates del tema que se publicarán en el blog del aula o en un documento compartido.
Por supuesto que para la Doctora, el uso proactivo del Smartphone es ideal para llevar una clase dinámica e innovadora, y con ello mejorar todo el proceso de enseñanza.

d) La también argentina Graciela Bertancud, señala que el mayor reto en la educación contemporánea, es enseñar a los niños y jóvenes acerca del uso correcto del móvil, y que como en todo proceso de aprendizaje, es importante la motivación, la adhesión a la propuesta. La Directora del Colegio Tomás Alva Edisón, precisa que cuando pautamos silenciar los celulares con mis estudiantes, lo hacemos sin ningún gesto y convencidos de que es lo mejor para nuestro rendimiento; con esto no quiero decir que no lo utilicemos durante el trabajo y lo consultemos cuando es necesario.
Ella, en su postura, considera que es mejor que el Smartphone permanezca guardado y en silencio, y no le apuesta a su utilización como herramienta didáctica, porque cree, que al estudiante fallará en su uso, y terminará siendo un distractor en el aula.

e) Para la colombiana Patricia Escalante, el móvil es ya una herramienta imprescindible en nuestras vidas, así que no hacerlo partícipe del proceso de enseñanza-aprendizaje es impensable. Añade además que como docentes, debemos apropiarnos de su uso y aprender a sacar todo el provecho del mismo. Por lo cual, Escalante establece de manera clara, el cómo sí se debe aprovechar al máximo el que el alumno posea un teléfono inteligente, advirtiendo lo ilógico y retrograda que sería el no hacerlo.

f) La brasileña Tânia Knittel, señala que durante la investigación que realizó para su doctorado, comprobó que los teléfonos móviles pueden ser un recurso pedagógico sumamente importante, pero que esto se dará si y solo si, para ello el profesor juega un papel fundamental como mediador. Es necesario que esa herramienta se transforme porque lo cierto es que los alumnos están preparados para asimilar nuevas formas de acceder a la información y de construir el conocimiento. Pero para eso, los educadores deben crear experiencias significativas y facilitar recursos e información en tiempo real a los estudiantes. Esta postura, resulta sumamente interesante, ya que, si bien por un lado precisa la conveniencia del uso del Smartphone, por el otro, condiciona su éxito al rol que juegue el docente en la utilización adecuada y motivada para ello.

g) La malagueña Rosa Liarte, se muestra totalmente a favor del uso del móvil en el aula, porque señala es una herramienta de aprendizaje ubicuo y potencia la autonomía e iniciativa personal del alumnado. Usarlo en su clase para aprender sobre latitud y longitud junto con Google Maps, coevaluar con Rúbricas a través de formularios de Google, o usar numerosas apps, es el día a día en su clase. La postura de Liarte, resulta por más interesante, desde el punto de vista de los hechos que día a día le han dado resultados, utilizando la tecnología para mejorar el aprendizaje de las materias que imparte.

h) La brasileña Priscila Oliveira, establece en sus estudios que muchos colegios y profesores consideran este pequeño aparato como una amenaza, pero en realidad puede convertirse en un aliado con múltiples utilidades si se establecen estrategias pedagógicas para utilizarlo. De hecho, en la escuela donde da clases, en São Paulo, comenta que hay situaciones en las que se permite su uso, como, por ejemplo, para buscar en los diccionarios online el significado de palabras, para hacer los ejercicios digitales o para realizar actividades con vídeos de canciones utilizando sus móviles y los auriculares, lo que facilita la comprensión auditiva de la lengua.
Por este lado, Oliveira se pronuncia a favor de su uso, en determinados contenidos, para los cuales, es ideal el uso del teléfono inteligente, y dentro del cual, ella lo ha corroborado.

i) La colombiana Yolanda Quiazua, precisa que el uso del Smartphone es una gran oportunidad, pero está claro que la tecnología, por ella misma, no propicia el éxito educativo, sino que es necesario que el docente establezca una adecuada política de uso, con un sentido de responsabilidad en la producción y oferta de contenidos desde los aspectos pedagógicos. Una vez más, una experta condiciona el uso del teléfono inteligente, a la capacidad del docente de orientar su uso. De lo contrario, sucedería lo que actualmente pasa, que el dispositivo se encuentra en un distractor.

j) La argentina Cristina Velázquez, expresa que el éxito del aprendizaje móvil dependerá de nuestra capacidad para aprovechar al máximo las ventajas pedagógicas que ofrecen los dispositivos, por lo que es muy importante capacitarnos técnica y pedagógicamente en su uso, explorar aplicaciones educativas y, además, compartir las buenas prácticas para que puedan ser adaptadas, mejoradas y replicadas en otros contextos educativos.
Como podemos apreciar, ella se pronuncia a favor de su uso, pero con previa capacitación del docente, para poder guiar al alumno a una utilización adecuada y eficaz.

CONCLUSIONES

Después de analizar los contenidos, opiniones, y de hacer un recorrido por países que han avanzado en el tema, tales como España, Argentina, Brasil y Colombia, y hemos confirmado en su mayoría como síntesis de ideas, la coincidencia de la mayoría abrumadora de autores, sobre el uso del Smartphone en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Pero también, a raíz de lo anterior, queda claro que para el éxito de su uso, es requisito previo, la capacitación y dominio del tema por parte de los docentes que nos encontramos frente a grupo. Y es que será así, y solo así, como la utilización de esta importante herramienta, podrá cumplir el reto de mejor la calidad de la educación, teniendo que reflejarse forzosamente en la disminución de los índices de reprobación escolar, lo que llevaría de la mano, la reducción de la deserción estudiantil.

Es por ello, que concluyo el presente artículo de investigación en extenso, exhortando a todos los lectores, para que nos preparemos y capacitemos, para lograr adecuar la realidad a la educación. Con docentes proactivos, innovadores y a la vanguardia, el proceso de enseñanza y aprendizaje sin duda va a cambiar para bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *